El proyecto de ley fue presentado y acompañado por exposiciones de representantes del MINCyT, CONICET y de otros ministerios y organismos durante la reunión virtual de las comisiones de Relaciones Exteriores y Culto; intereses marítimos, fluviales pesqueros y portuarios; y de defensa nacional.

En la reunión virtual intervinieron las comisiones de Relaciones Exteriores y Culto; intereses marítimos, fluviales pesqueros y portuarios; y de defensa nacional.

Se llevó a cabo este lunes un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, en donde distintos oradores y oradoras explicaron y pusieron de relevancia distintos aspectos del proyecto de ley que busca crear un área marina protegida (AMP) bentónica en la zona conocida como Agujero Azul, una región de alta productividad primaria del Talud Continental y una de las cinco áreas geográficas prioritarias establecidas dentro de Pampa Azul. Allí estuvo presente la coordinadora de la Iniciativa y titular de la Unidad de Gabinete de Asesores del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Carolina Vera, que expuso acerca de los aspectos identificados en el proyecto por los expertos y expertas de la iniciativa interministerial.

Con la firma de las diputadas Graciela Camaño y Daniela Vilar y los diputados Leonardo Grosso, Máximo Kirchner y Enrique Estévez, el proyecto tiene en cuenta múltiples cuestiones, que van desde la protección de los bienes marinos, pasando por la conservación de los recursos pesqueros hasta el homenaje a los tripulantes del submarino ARA San Juan, por ser esta la zona en donde descansan sus restos. La superficie que comprenderá la nueva AMP abarca un área de 148.000 kilómetros cuadrados dentro de la Plataforma Continental Argentina, extendida conforme su nueva demarcación establecida en la Ley N° 27.557.

Luego de la bienvenida ofrecida por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, Eduardo Valdés, la diputada Camaño presentó el proyecto y mencionó la importancia de la AMP para la protección de la plataforma argentina y la soberanía nacional, el fortalecimiento de la legislación relacionada con los servicios ambientales del mar, y para el desarrollo de actividades relevantes para las economías regionales de la costa patagónica. La diputada también destacó su contribución a la consolidación de la estrategia de diplomacia científica, tecnológica y de innovación.

Seguidamente, el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, introdujo a las y los oradores invitados a participar en la reunión y afirmó: “Si no tenemos políticas de Estado para un conjunto de áreas estratégicas para el país es muy difícil avanzar. En ese sentido, una Argentina investigando y mirando al sur, a las Malvinas y a la Antártida, es esencial”.

Beneficios y aportes
En su alocución, Carolina Vera mencionó que el área del Agujero Azul es foco de la agenda de Pampa Azul desde su inicio en 2014. En este grupo de trabajo participan investigadores e investigadoras de universidades nacionales, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y otras instituciones, cuyas publicaciones son referenciadas en los fundamentos de la ley. Además, adelantó que está prevista una campaña oceanográfica para fines de este año a bordo del BIP Víctor Angelescu perteneciente al Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), que será financiada por el MINCyT a través de los fondos otorgados por la Ley PROMAR.

Vera adelantó que está prevista una campaña oceanográfica para fines de este año a bordo del BIP Víctor Angelescu.

Entre los aspectos positivos evaluados, la coordinadora de la Iniciativa Pampa Azul afirmó que la creación de esta área marina protegida “potenciará y visibilizará los compromisos de conservación asumidos con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Convención sobre la diversidad biológica”. Verá destacó también la importancia de incrementar las investigaciones en la zona, que permiten aumentar el conocimiento de los ecosistemas a grandes profundidades. Por último, afirmó que el MINCyT seguirá comprometido en el contexto de Pampa Azul “a fortalecer y expandir las campañas de investigación que estamos realizando en la zona del Agujero Azul”.

A continuación fue el turno de la Dra. en Ciencias Biológicas e investigadora independiente del CONICET, Paulina Martinetto, quien realizó una descripción de los servicios ecosistémicos que presta el área, único espacio de contacto entre aguas jurisdiccionales argentinas y el alta mar, con profundidades menores o iguales a 200 metros: “El Agujero Azul y el Talud Continental pueden verse como oasis en lo referido a su productividad primaria, es por eso que son sitios a conservar y proteger. Esta región es una de las más productivas a nivel mundial y existe una gran conectividad entre el bentos, la columna de agua y la atmósfera”, explicó.

En materia de productividad pesquera hizo su aporte a la reunión Carlos Liberman, subsecretario de Pesca y Acuicultura del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Liberman remarcó la necesidad de contar con información científica “que nos permita tomar la determinación de cuidar esta área para que continúe siendo productiva”, debido a que el Agujero Azul se encuentra hoy altamente impactado por la pesquería de arrastre de fondo, dirigida especialmente a la merluza común y merluza austral.

Por su parte, Mercedes Santos, directora de Áreas Marinas Protegidas de la Administración de Parques Nacionales, subrayó la necesidad de que todos los organismos y ministerios involucrados se comprometan en la gobernanza de las AMPs y propuso una implementación en etapas que “favorecerá tanto la fiscalización como el conocimiento del área”.

El coordinador de Política Oceánica y Atlántico Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto Fausto López Crozet, evaluó: “Entendemos que el establecimiento de un área marina protegida en la zona va a potenciar la visibilidad de los esfuerzos conservacionistas de nuestro país en el Atlántico Sur y tiene implicancias en la disputa de soberanía de soberanía sobre nuestras islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”. Además consideró que el proyecto fortalecerá la presencia argentina en el área y la política exterior a través de la investigación científica marina, “que es una herramienta muy útil para una estrategia geopolítica y que servirá para generar cooperación internacional”.

Al cierre, la coordinadora General de la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (COPLA), Frida Armas, aseguró que la creación de esta área marina protegida bentónica por fuera de la milla 200 “está totalmente de acuerdo con lo ratificado por los tribunales internacionales en varias oportunidades, en cuanto a que existe una sola plataforma continental”.

Como culminación de la reunión se propuso el pase a un cuarto intermedio, en donde se seguirá trabajando la temática de cara a su aprobación para un posterior tratamiento en el recinto.