ico_cambio_climatico

El cambio climático resulta del aumento en la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, principalmente del dióxido de carbono (CO2) y el metano (CH4), originados en las emisiones de la industria, el transporte y otras actividades humanas. Esto produce 1) el incremento de la temperatura atmosférica a nivel global, provocando cambios en la circulación de las aguas oceánicas y conduciendo al rápido derretimiento de los hielos polares y los glaciares continentales; y 2) un aumento de la temperatura de los océanos conduciendo, a la vez, a procesos de desoxigenación. Por otro lado, cerca del 90% de las emisiones de CO2 son absorbidas por el mar, produciendo cambios en las condiciones físico-químicas del mar, disminuyendo el pH, lo que se traduce en el fenómeno de acidificación del océano. Estos procesos, junto con los cambios al nivel de la atmósfera, están generando cambios de una gravedad impredecible sobre los ecosistemas continentales, marinos y costeros y los sistemas productivos, afectando la distribución, el desarrollo y la reproducción de muchos organismos marinos.

Primer mapa de Salinidad-Aquarius. Gentileza TORRUSIO, Sandra

Primer mapa de Salinidad-Aquarius. Fuente: CONAE

Objetivos de investigación
  • Complementar y validar los datos satelitales con los de las campañas marinas.
  • Efectuar monitoreos específicos y sostenidos en el tiempo en las zonas más sensibles al cambio climático y la variabilidad climática.
  • Estudiar y monitorear el aumento en el nivel del mar.
  • Estudiar y monitorear el impacto socioeconómico y ambiental (e.g., erosión costera) de los eventos climáticos extremos.
  • Estudiar y documentar los impactos sobre organismos (e.g., migración de especies) y los ecosistemas que son generados por el cambio climático y la variabilidad climática.
  • Vincular estas investigaciones con los sistemas socio-ecológicos a fin de proponer estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático.

Metas
  • Elaborar indicadores y desarrollar modelos de simulación que permitan: a) entender y predecir los ciclos de variabilidad; b) anticipar cambios potenciales asociados al cambio climático producido por las actividades humanas; y c) contribuir al diseño de políticas públicas de adaptación y mitigación.
  • Constituir un sistema nacional de observación y monitoreo continuo de parámetros oceanográficos y atmosféricos.
  • Generar una red interinstitucional para la gestión y utilización de los datos oceanográficos y atmosféricos.
    Monitorear los indicadores estipulados en el Objetivos de Desarrollo Sostenible 14 en relación al cambio climático en el país.

VER MÁS

En este sentido los impactos del cambio climático mejor documentados son los cambios en la diversidad, abundancia y distribución de los productores primarios marinos (fitoplancton), que constituyen la base de toda la trama trófica, con los consiguientes efectos en cascada en la estructura de las comunidades biológicas (reducción, desaparición o migración de especies). Adicionalmente impactos directos en los niveles superiores de la trama trófica relacionados a la variación de las condiciones óptimas para el desarrollo de los procesos metabólicos de las especies (aumento de temperatura por encima de tolerancia térmica; insuficientes niveles de oxígeno, gastos energéticos adicionales por procesos de re-calcificación ante aguas más ácidas, etc.).

Laboratorio a bordo Buque Puerto Deseado. Gentileza PIOLA, Alberto.

Laboratorio a bordo Buque Puerto Deseado. Fuente: Alberto Piola.

El cambio climático ocurre superpuesto a una intensa y variada variabilidad climática natural, la cual no es completamente comprendida en el océano aún. Procesos tales como el Modo Anular Austral (SAM) y El Niño-Oscilación del Sur (ENSO), por ejemplo, afectan las variables oceánicas en la escala de algunos años y se sabe de la ocurrencia de señales en lapsos de temporales de décadas que afectan al Atlántico Sudoccidental. Trabajos recientes indican que en el océano y la atmósfera ocurren complejas interacciones y teleconexiones que impactan al océano regional y lo comunican con el resto del océano mundial. Estas señales tienen amplitudes generalmente mucho mayores a las del cambio climático y su comprensión y predicción es fundamental en el marco del entendimiento del impacto del clima y su cambio en los ecosistemas marinos.