Por medio de dos campañas oceanográficas que tomarán muestras en la zona del talud continental patagónico, investigadoras e investigadores del CONICET, universidades nacionales y otras instituciones junto a sus pares franceses estudiarán el plancton marino, el cambio climático y la contaminación del Océano Atlántico.

El motovelero oceanográfico “Dr. Bernando Houssay” está realizando la derrota de sur a norte a lo largo del frente del talud.

Como parte de las actividades de cooperación internacional que se llevan adelante en materia de investigación oceanográfica en el marco de la iniciativa Pampa Azul, un equipo de científicas y científicos argentinos se encuentran realizando desde el pasado 12 de noviembre muestreos a lo largo del talud continental, en la ruta comprendida entre la ciudad de Ushuaia y Buenos Aires. A bordo del motovelero Houssay –que pertenece a la Prefectura Naval Argentina– las y los investigadores de instituciones científico-tecnológicas de Argentina, se encuentran estudiando el plancton marino, el cambio climático y la contaminación del Océano Atlántico.

Esta misión se lleva a cabo en el marco de la expedición internacional Tara Microbiome Mission, cuyo objetivo es estudiar el microbioma del Océano Global. En este caso, la cooperación comprende dos campañas oceanográficas, una desarrollada por el consorcio argentino que está actualmente navegando a lo largo del talud continental; y otra que realizará el consorcio internacional a bordo de la goleta científica Tara –gestionada por la Fundación Tara Ocean– que comenzará en diciembre y hará el recorrido inverso: desde Buenos Aires hasta Ushuaia.

La campaña oceanográfica conjunta “Ana María Gayoso”, unirá la ruta Buenos Aires-Ushuaia en ambos sentidos. Según consignó Valeria Guinder, investigadora del Instituto Argentino de Oceanografía (IADO-CONICET-UNS) que se encuentra participando de la misión, “se buscará obtener datos de contexto físico y biogeoquímico a partir de la utilización de una serie de técnicas de vanguardia, que se incorporarán a partir de la colaboración entre un consorcio argentino-francés que llevará adelante la expedición”.

El objetivo será estudiar el ciclo ecofisiológico de la floración del cocolitofórido Emiliania huxleyi –una especie de microalga calcificante– a lo largo del talud superior en las márgenes del Mar Argentino. Estos microorganismos –y el microbioma en general– contribuyen al secuestro de carbono y a la productividad pesquera, y en la actualidad no existen datos metagenómicos que permitan conocerlos en profundidad. En el área mencionada se produce durante el mes de diciembre uno de los mayores florecimientos de E. huxleyi a nivel global, y es por ello que existe un creciente interés en realizar estudios in situ para comprender su composición y los procesos ecológicos que lo atraviesan.

La coordinadora Ejecutiva de Pampa Azul, Carolina Vera, calificó al proyecto como “excelente, dado que se vincula transversalmente con la agenda científica de Pampa Azul en temas como cambio climático, biodiversidad, investigación pesquera y agenda de riesgo ambiental, además de articular de manera virtuosa con un consorcio que fortalecerá la vinculación científica con Francia, entre otros aspectos”.

La contraparte argentina está compuesta por un consorcio de especialistas en oceanografía física y biológica enfocada en la dinámica de las corrientes y la ecología del plancton, con experiencia en la zona patagónica de la plataforma argentina. Las instituciones que participan son: el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (CIMA/UBA-CONICET); el Instituto Argentino de Oceanografía (IADO/UNS-CONICET); el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP); el Centro para el Estudio de Sistemas Marinos (CESIMAR/CONICET) y el Instituto Universitario de Seguridad Marítima.

Las investigadoras e investigadores del CONICET que coordinan la campaña son: Federico Ibarbalz, Pedro Flombaum y Martín Saraceno, del CIMA/UBA-CONICET; Celeste López Abbate y Valeria Guinder del IADO/UNS-CONICET; Valeria D’Agostino y Rocío Loizaga del CESIMAR/CONICET; y Ricardo Silva del INIDEP. Asimismo, el equipo científico que embarcó en el Houssay estuvo integrado por Azul Gilabert, Carola Ferronato y Román Uibrig del IADO/UNS-CONICET; Paula Huber (Universidade Federal de São Carlos, Brasil); y Federico Ibarbalz.

Por medio de tecnologías como la secuenciación masiva de ADN y herramientas ópticas y de microscopía de última generación, se buscará avanzar en el conocimiento de la biología del plancton y cómo sus floraciones impactan en el Mar Argentino, complementando así los esfuerzos de investigación nacional en el conocimiento de su diversidad, entre otras metas. La campaña permitirá también formar recursos humanos en tareas como la obtención y el análisis de datos moleculares en ecosistemas marinos, para conformar un catálogo metagenómico y fortalecer la mirada sostenible sobre el Mar Argentino, según se explicó. En ese sentido, el motovelero oceanográfico “Dr. Bernando Houssay” está realizando la derrota de sur a norte a lo largo del frente del talud para perseguir la floración de forma lagrangiana, es decir, pasivamente con la corriente.

Homenaje a una científica argentina
El nombre de la campaña surge a través de la invitación a visibilizar la trayectoria de las científicas mujeres en el mundo. En este caso se busca homenajear a la Dra. Ana María Gayoso, nacida en 1948 en la ciudad de La Plata. Como Dra. En Ciencias Naturales, trabajó como investigadora del CONICET en el Instituto Argentino de Oceanografía (IADO) de Bahía Blanca, donde dirigió el Laboratorio de Plancton, y en el Centro Nacional Patagónico (CENPAT) de Puerto Madryn. Su carrera científica se enfocó en el estudio del fitoplancton marino, con énfasis en la taxonomía y ecología de diatomeas y de dinoflagelados productores de toxinas, siendo una pionera nacional en las técnicas de microscopía electrónica. Su estudio de la floración invernal de diatomeas del Estuario de Bahía Blanca representó una invaluable base de datos para los posteriores análisis del efecto antrópico y del cambio climático sobre la comunidad fitoplanctónica y el ambiente. En 1989 participó en una campaña oceanográfica en la que reportó y describió por primera vez la presencia de altas densidades del cocolitofórido Emiliania huxleyi, componente clave en la productividad primaria del Mar Argentino.