El Beagle y sus dos naciones: un ejemplo de cooperación científica en la lucha contra el cambio climático

Televisión Pública presenta este sábado 22 un documental, coproducido por CONICET Documental, TECtv, CADIC y el Centro IDEAL de Chile, que refleja la cooperación binacional con el país trasandino en la primera campaña para el estudio y conocimiento integral del ecosistema del canal Beagle.

El documental muestra la importancia política de aunar esfuerzos en pos del estudio y la generación de conocimientos sobre los efectos del cambio climático.

Este sábado 22 de enero a las 15.30 h, Televisión Pública estrenará “El Beagle y sus dos naciones”, un registro documental de la primera campaña de interés científico entre Argentina y Chile que da cuenta sobre la importancia política de aunar esfuerzos en pos del estudio y la generación de conocimientos sobre los efectos del cambio climático en la región más austral de ambos países. Coproducida por CONICET Documental, TECtv -la señal del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación-, el Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC) y el Centro IDEAL de Chile, la película refleja los contextos históricos desde la llegada de los primeros pobladores, pasando por el conflicto geopolítico y territorial de 1978, hasta la actualidad donde un grupo de científicos argentinos y chilenos trabajan juntos para entender la incidencia del calentamiento global en el ecosistema regional y promover la protección de sus recursos naturales.

Durante los 53 minutos del film, sus protagonistas, liderados por los doctores Gustavo Ferreyra -director del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC-CONICET)- y Humberto González -director del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (Centro IDEAL, Chile)- describen los principales temas científicos de mutuo interés propuestos para su estudio durante el desarrollo de esta primera campaña binacional. En tal sentido, la Dra. Carla Berghoff, química marina del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) expone la preocupación respecto de la acidificación del agua del mar como una de las problemáticas principales derivada de los excesos de emisión de dióxido de carbono a la atmósfera. Por su parte, sus colegas Dr. Ricardo Giesecke (Centro IDEAL), Dra. Clara Iachetti (CADIC), Dr. Rodrigo Torres (Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia) y Dr. Mariano Diez (CADIC), resaltan la importancia del estudio de los glaciares, y de los efectos del cambio climático en el ecosistema general, para poder predecir, por sus semejanzas, la incidencia de estos factores en la Antártida.

Asimismo, el documental brinda, a través de imágenes de archivo y testimonios de habitantes de la región, una mirada sobre el contexto histórico de 1978 en referencia al conflicto geopolítico y territorial, y el papel de la Iglesia católica como garante de la paz entre ambas naciones, relatados por los doctores Pablo Fontana del Instituto Antártico Argentino y Alberto Harambour del Centro IDEAL.

A continuación, la película rescata la historia de los primeros seres humanos que llegaron a la región hace 12.500 años y cómo se convirtieron en sus primeros pobladores formando vínculos a partir de sus costumbres nómadas canoeras. Los testimonios de Víctor Vargas Filgueir de la Comunidad Yagán Paiakoala de Ushuaia, del antropólogo Ernesto Piana y del director del Museo Antropológico Martín Gusinde (Chile), Alberto Serrano, dan cuenta de sus antecedentes, tradiciones y sobre el desarrollo de sus capacidades de navegación.

A su turno, el Dr. Juan Ponce se remonta 110.000 años atrás para dar un panorama sobre la evolución de las características geográficas y geológicas de la región, hasta la formación del canal Beagle hace 11.000 años y el alcance de los niveles del mar actuales hace aproximadamente 10.000 años.

Más adelante, el relato nos lleva a bordo del buque B.I.P. Victor Angelescu, donde el Dr. Ariel Cabreira expone las características técnicas y funcionales del navío, y el film se centra específicamente en la campaña científica, dando lugar a los testimonios del resto de los protagonistas miembros de los equipos científicos de ambos países. El Dr. Jacobo Martín (CADIC); la Dra. Gemita Pizarro (IFOP-Chile); el Dr. Leonardo Castro (UDEC-Chile); y el Dr. Daniel Bruno (CADIC) exponen los procesos de recolección de muestras y la utilidad que estas tienen para las investigaciones posteriores.

Con asombrosas imágenes subacuáticas y magníficas tomas de los paisajes de la región, el documental invita a reconocer la importancia de la cooperación bilateral, a partir de la optimización de esfuerzos y recursos para la investigación científica, en pos de generar los conocimientos que permitan concientizar sobre las acciones que deben impulsar los estados con el objetivo de mitigar los impactos ambientales de las actividades humanas como punto de partida para poder proyectarnos hacia el futuro.

El Beagle y sus dos naciones | Sinopsis
Por primera vez en el Cono Sur, dos países aúnan fuerzas para el estudio de una región particular que guarda información sensible en relación al calentamiento global. Científicos argentinos y chilenos llevan a cabo una expedición oceanográfica en el buque Víctor Angelescu con el fin de estudiar la incidencia del cambio climático en el fin del mundo. El cronómetro avanza y la temperatura aumenta, es crucial tener un registro periódico y sistemático de estos cambios para poder entender, no solo el presente sino también, el futuro del cambio que sufre el planeta.

Notas relacionadas

• Grupos de trabajo de las áreas geográficas prioritarias: biodiversidad, productividad y soberanía

 

El buque oceanográfico Angelescu zarpó para investigar el área del Agujero Azul

Chou Pesqueira

En el marco de la Iniciativa Pampa Azul, la embarcación del INIDEP realizará esta campaña como parte del Proyecto Agujero Azul, que busca conocer esta zona de alta productividad primaria localizada a 500 km del Golfo San Jorge.

BIP Víctor Angelesco. Foto: Gentileza INIDEP.

El BIP Víctor Angelescu, perteneciente al Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), zarpó el pasado sábado 20 para poner en marcha la campaña “Oceanografía biológica del Agujero Azul”, que se lleva adelante en el marco del Proyecto Agujero Azul perteneciente a la Iniciativa Pampa Azul. La misión es la primera que se lleva adelante para la Iniciativa tras la salida de la pandemia, y busca obtener información acerca de una de las Áreas Geográficas Prioritarias con mayor abundancia de recursos biológicos de nuestro mar.

El área de trabajo estará comprendida por la región de la plataforma exterior y talud entre los 44º y 46º 30’S. El crucero científico está liderado por el investigador Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Marcelo Acha, y tiene como objetivo general conocer el funcionamiento del frente del talud continental.

Al respecto, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, comentó: “Es necesario contar con políticas de Estado para un conjunto de áreas estratégicas: en ese sentido, una Argentina investigando y mirando al sur, a las Malvinas y a la Antártida, es esencial. Nadie puede creer ni defender lo que no conoce, es por eso que hemos puesto de vuelta en marcha esta iniciativa de investigación científica de la que participan siete ministerios, y que es parte de las estrategias que nos permitirán seguir reafirmando la soberanía y conocer en profundidad las riquezas de nuestro Mar Argentino”.

Por su parte, la coordinadora Ejecutiva de la Iniciativa Pampa Azul, Carolina Vera, afirmó: “La realización de esta campaña es fruto del gran esfuerzo articulado de investigadores, ministerios e instituciones que conforman Pampa Azul, que incrementará el conocimiento sobre los mecanismos de productividad biológica y permitirá comprender cómo las especies utilizan este ecosistema así como entender la captación de carbono que allí se produce.

Pablo Nuñez, subsecretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT) y coordinador del Consejo de Administración del Fondo PROMAR, señaló: “La partida del buque Angelescu en el marco del Proyecto Agujero Azul, financiado por nuestro Ministerio con un monto de U$S 243.494, representa un hito muy importante en los objetivos que nos trazamos para invertir en profundizar el conocimiento de nuestro Mar Argentino, buscando obtener información acerca de una de las áreas geográficas prioritarias”. Y concluyó: “Estas políticas se enmarcan en la Iniciativa Pampa Azul, que hemos relanzado y jerarquizado entendiendo al conocimiento del mar como un eje central para la sostenibilidad ambiental, el cuidado de nuestros recursos y un mejor ejercicio de nuestra soberanía nacional en territorio marítimo”.

Algunos de los objetivos particulares de la campaña son: identificar los componentes de las comunidades biológicas (diversidad); realizar un relevamiento de las especies de interés comercial con énfasis en la región de plataforma continental sita al este de la Zona Económica Exclusiva (aguas internacionales) y efectuar un análisis de la distribución vertical del zooplancton.

La investigación tendrá una duración de 20 días y contará con 14 integrantes del equipo científico-técnico, que llevarán a cabo actividades como la toma de datos de temperatura, salinidad y fluorescencia del agua; toma de datos de corriente y toma de muestras de plancton. Participan representantes del INIDEP y del Instituto Argentino de Oceanografía (IADO-CONICET).

Para cumplir con los objetivos, se utilizarán redes de arrastre de fondo, redes de media agua, CTD con fluorómetro y oxímetro, roseta oceanográfica, rastra tipo Piccard y una Multired para realizar el muestreo de zooplancton.

Características del Agujero Azul
Con una superficie aproximada de 6.600 km2, el Agujero Azul constituye un área particular del Talud Continental. La misma está localizada a unos 500 km al este del golfo San Jorge, entre los paralelos 45°S y 47°S y los meridianos 60°O y 61°O. La zona presenta la característica de ser la única en que la isobata de los 200 m se extiende por fuera de la Zona Económica Exclusiva.

El Agujero Azul es una región de alta productividad primaria cuya dinámica es temporal y espacialmente predecible. La zona es área de alimentación de varias especies de gran importancia económica tales como la merluza, varias especies de peces australes, mictófidos y calamares, y de muchas especies de aves y mamíferos. Debido a la abundancia de recursos biológicos, el sector lindero a la Zona Económica Exclusiva registra una intensa actividad pesquera extranjera que se centra en la captura del calamar. El impacto de la pesca sobre la biodiversidad y las cadenas tróficas es en gran medida desconocido, por lo que urge obtener información fidedigna para promover el manejo sustentable de la pesca en esa región.

Notas relacionadas

• Grupos de trabajo de las áreas geográficas prioritarias: biodiversidad, productividad y soberanía

 

El buque Oca Balda se incorpora a la flota de la Administración de Parques Nacionales

El buque cedido por el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) se utilizará para la investigación y gestión de las áreas marinas protegidas. Será sometido a un trabajo de reparación integral en el Astillero Río Santiago.

Por primera vez Parques Nacionales contará con un buque de investigación propio. FOTO: gentileza Parques Nacionales

Una comitiva de funcionarios y funcionarias de distintos organismos y carteras nacionales realizó ayer una recorrida por el BIP Oca Balda, que se halla en el Astillero Río Santiago para comenzar con las reparaciones que permitirán ajustar su estructura y funcionamiento en pos de la investigación y gestión relacionada con la conservación de las áreas marinas protegidas. De esta manera, el navío que perteneció a la flota del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), dependiente del Ministerio de Agricultura, culminó su proceso de transferencia a la órbita de la Administración de Parques Nacionales (APN), dependiente de la cartera de Ambiente, organismo que contará por primera vez un buque de investigación.

Las futuras actividades del Oca Balda estarán asociadas a los objetivos de la Iniciativa Pampa Azul, que promueven el estudio y conservación de los bienes marinos de nuestro Mar Argentino, así como la creación de una conciencia marítima en la sociedad argentina.

En este escenario, la titular de la Unidad de Gabinete de Asesores y coordinadora Ejecutiva de la Iniciativa Pampa Azul, Carolina Vera, manifestó: “Celebramos la incorporación del buque a APN que ciertamente contribuirá al fortalecimiento de las capacidades científicas de esta institución y a la gestión de las áreas marinas protegidas basadas en el conocimiento científico-técnico”.

Los funcionarios y funcionaria recorrieron el navío previo al comienzo de las reparaciones.

El acto contó con la presencia del ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, quien expresó: “El buque Oca Balda va a ser un hito para la historia de Parques Nacionales”, al tiempo que agregó: “Nos va a acercar a la protección de las áreas marinas y colaborar también con la protección de nuestra fauna ictícola”. Para finalizar, consideró que la reparación del barco “va a poner al Estado bien en alto”, lo que posibilita “un desarrollo equitativo”.

Luego de su reparación integral, el barco se destinará a la efectiva implementación de la Ley Nº 27037 de Áreas Marinas Protegidas, para la protección y conservación de espacios marinos representativos de hábitats y ecosistemas de importancia nacional.

El presidente del Directorio de la APN, Daniel Somma rescató las gestiones interinstitucionales que permitieron la transferencia del buque de investigación pesquera. Asimismo, destacó que “la presencia de Parques Nacionales en las áreas marinas constituye un nuevo desafío, promoviendo el conocimiento científico, el desarrollo tecnológico y la innovación productiva en el Atlántico Sur, con el objetivo de crear una cultura del mar en la sociedad argentina, que fomente el uso sostenible de los recursos naturales marinos y el crecimiento de la industria nacional asociada”. Y añadió: “Estamos muy orgullosos y rubricamos nuestro compromiso para seguir profundizando esta línea de trabajo para la construcción de una nueva y mejor forma de concebir nuestro territorio bicontinental, sus capacidades y las oportunidades que nos brinda”.

Por último, Oscar Padin, director del INIDEP, expresó su reconocimiento por los servicios prestados por este buque, “que en su momento incorporó la tecnología más moderna en equipos acústicos y oceanográficos, así como para el almacenamiento y procesamiento de datos en su computadora de última generación en esos años”.

Interior del BIP Oca Balda. FOTO: gentileza Parques Nacionales.

Estuvieron presentes en el acto el subsecretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Pablo Nuñez; el coordinador del Consejo Asesor Científico de la Iniciativa Pampa Azul, Juan Sala; el director de Buques del INIDEP, Alejandro Latte; el prefecto nacional naval, prefecto general Mario Rubén Farinon; la directora Nacional de Áreas Marinas Protegidas de la Administración de Parques Nacionales, Mercedes Santos; por el mismo organismo, los vocales del Directorio Eugenio Magliocca, Claudio González y Francisco González Taboas; el intendente de Ensenada, Mario Secco; el presidente entrante del Astillero Río Santiago, Pedro Wasiejko; el presidente saliente del Astillero Río Santiago, Ariel Basteiro; el director Ejecutivo de Aves Argentinas, Hernan Casañas; la directora para Argentina de la Fundación WYSS, Ana Liz Flores; concejales y personal del mencionado astillero.

Áreas marinas protegidas
Las áreas marinas protegidas contribuyen a lograr el objetivo de protección del 10 % de los espacios marítimos argentinos, según lo previsto en el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020, asumido por las partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Estas áreas, ubicadas en la Zona Económica Exclusiva Argentina, tienen como objetivo proteger zonas del mar con alta diversidad (desde invertebrados hasta grandes mamíferos marinos) o que albergan especies amenazadas, y zonas que constituyen sitios de importancia para la cría y desove de peces de alto valor comercial.

La Administración de Parques Nacionales se encarga de manejar y fiscalizar las áreas marinas protegidas, así como también formular acciones tendientes a la conservación y uso sostenible de los ecosistemas marinos, incentivar la investigación, desarrollar campañas de educación e información ambiental y elaborar e implementar los planes de manejo.

La presencia de la APN (integrante del CICyT) en las áreas marinas protegidas constituye un desafío, promoviendo el conocimiento científico, el desarrollo tecnológico y la innovación productiva en el Atlántico Sur, a fin de crear una cultura del mar en la sociedad argentina, fomentando el uso sostenible de los recursos naturales marinos y el crecimiento de la industria nacional asociada.

Luego de tres años, se retoman las campañas en la zona de cría de merluza en el Golfo San Jorge y litoral de Chubut

El BIP “Dr. Eduardo L. Holmberg” del INIDEP zarpó días atrás para realizar esta campaña de investigación. En el marco de Pampa Azul, se recolectará también información para el estudio de las variables ambientales y biológicas en estaciones de esta área geográfica prioritaria.

BIP “Dr. Eduardo L. Holmberg. FOTO: Gentileza INIDEP.

El 19 de enero pasado el BIP “Dr. Eduardo L. Holmberg”, perteneciente al Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), dio inicio a la campaña de “Evaluación de abundancia de juveniles y desovantes de merluza (Merluccius hubbsi) en la zona de cría norpatagónica”. La misma se extenderá por aproximadamente 27 días y tiene al Dr. Gustavo Álvarez Colombo como jefe científico.

“Es un logro muy importante volver a realizar esta campaña luego de tres años”, remarcó el director del INIDEP, Oscar Padin. Según consignaron desde el Instituto, la campaña liderada por el Programa Pesquería de Merluza y Fauna Acompañante, tiene como objetivos principales determinar del área de concentración de juveniles de merluza; obtener índices de abundancia por grupo de edad de juveniles de merluza en el área de cría norpatagónica y monitorear del estado reproductivo de la merluza, la estimación de la abundancia, evaluar la estructura de longitudes y parámetros reproductivos (fecundidad, frecuencia reproductiva, calidad ovocitaria, longitud/edad de maduración).

Adicionalmente, y en el marco de actividades consensuadas entre el INIDEP y el Grupo de Trabajo Golfo San Jorge (GTGSJ) perteneciente a la Iniciativa Pampa Azul, se llevará a cabo la primera visita para recolección de muestras a una Estación Permanente de Estudios Ambientales (EPEA) en el Golfo San Jorge. Esta EPEA fue establecida próxima a Comodoro Rivadavia, de modo de facilitar el acceso periódico a la zona para el estudio continuado de las variables ambientales y del plancton. Desde allí “se procederá a colectar información de manera consistente a lo largo del tiempo acerca de distintas variables ambientales y biológicas”, explicó Ana Parma, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CESIMAR/CENPAT-CONICET) y coordinadora del Grupo de Trabajo Golfo San Jorge (GTGSJ).

BIP “Dr. Eduardo L. Holmberg. FOTO: Gentileza INIDEP.

En esta estación se estudiarán las variables físicas y químicas a partir de perfiles de CTD (Conductivity-Temperature-Depth) y muestras de agua; las fluctuaciones de la productividad primaria a partir de muestreos con red de fitoplancton; y las variaciones en la presencia de organismos bentónicos y zooplanctónicos mediante arrastre con redes específicas.

En la EPEA próxima a Comodoro Rivadavia se colectará información de manera consistente a lo largo del tiempo acerca de distintas variables ambientales y biológicas.

Asimismo, la investigadora indicó que, en el marco del fortalecimiento de los sistemas de observación bajo discusión en Pampa Azul, se prevé el emplazamiento de fondeos como parte de la red inter-institucional ROMA, para el monitoreo continuo de corrientes y temperatura del agua de mar, tarea que requerirá la recolección periódica de los datos registrados y el mantenimiento y calibración del instrumental fondeado.

En ese sentido, Parma comentó los principales objetivos a los que apuntan desde el GTGSJ: “Estamos desarrollando un programa de investigación y monitoreo a largo plazo del ecosistema marino del Golfo San Jorge y litoral del Chubut, una de las áreas seleccionadas como prioritarias por la iniciativa Pampa Azul en función de su alta productividad y biodiversidad, por ser clave en el ciclo de vida de especies de importancia pesquera y de alto potencial para el turismo, entre otras cuestiones”. El “Programa Estratégico de Investigación y Monitoreo a largo plazo del Golfo San Jorge” impulsa el estudio integrado del funcionamiento del ecosistema marino del golfo y del impacto de las actividades humanas que allí se desarrollan.

La coordinadora del GTGSJ destacó que los datos recopilar en la red inter-institucional ROMA “permiten investigar la variabilidad de los sistemas costeros, evaluar los efectos del cambio climático sobre el ecosistema y en particular sobre organismos de interés comercial, detectar de manera temprana anomalías, validar modelos oceanográficos físicos de circulación y respaldar la elaboración de planes de contingencia para la prevención y control de impactos debido a la contaminación”, entre otros. Tal como se consigna en el proyecto ROMA, estos servicios “son esenciales para el desarrollo económico sostenible a largo plazo de las poblaciones costeras, así como para los tomadores de decisiones operativas y políticas, objetivos de la Iniciativa Pampa Azul”.