La iniciativa interministerial impulsa la definición de un sistema de observación integrado en la Argentina, cuyo objetivo es fortalecer y expandir capacidades en el monitoreo continuo de las condiciones del ambiente oceánico, incluyendo las costas y zonas de transición.

Foto: Gentileza red EMAC-IADO.

Con el fin de fortalecer las capacidades del sistema científico-tecnológico para contribuir a las políticas públicas relacionadas con el mar, la Iniciativa Pampa Azul se encuentra trabajando con distintos integrantes del sistema científico-tecnológico nacional en una aproximación sistemática para la definición e implementación de un sistema de observación en la Argentina. La finalidad es desarrollar el monitoreo continuo de las condiciones del ambiente oceánico, incluyendo las costas y zonas de transición. Es a partir de las redes de observación existentes como nació la modalidad de Red de redes, que busca integrar la infraestructura de observación y gestión de la información disponible y crear nuevas redes.

La Red de redes permite coordinar esfuerzos para fortalecer y expandir las capacidades de generación de información del ambiente oceánico, proponiendo una perspectiva de cadena de valor completa de las observaciones, que facilita la adecuada utilización de la información para producir los impactos esperados en las distintas áreas de aplicación.

A través de la complementariedad de los objetivos específicos de cada una de las redes que componen la Red de redes, se busca:

1- Observar las principales variables oceanográficas físicas, químicas y biológicas cubriendo un amplio rango latitudinal desde el Río de la Plata hasta la Antártida.

2- Monitorear las variables meteorológicas y polvo atmosférico en un amplio rango latitudinal.

3- Fortalecer las capacidades para el estudio de nuestros sistemas costeros y marinos, y los impactos producidos por estresores relacionados al cambio climático y otras actividades humanas.

4- Monitorear indicadores relacionados al Objetivo de Desarrollo Sostenible 14, que contempla la importancia de la vida submarina, contribuyendo con las autoridades nacionales, provinciales y/o municipales para la consolidación de planes nacionales y locales de respuesta.

Paula Etala, directora Nacional de Ciencia e Innovación en Productos y Servicios en el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), explicó que la Red “se asienta sobre iniciativas existentes que Pampa Azul ayuda a financiar y a ampliar su marco de institucionalidad y apoyo. También integra redes ya existentes mantenidas por institutos que se suman a la Iniciativa, aportando la visión de sostenibilidad en el largo plazo”. Etala, que también forma parte del Consejo Asesor Científico (CAC) mencionó que la implementación se regirá por etapas, definidas en base a una evaluación de factibilidad realizada por una mesa de trabajo designada para tal fin: “Está previsto que durante 2022 se inicie la implementación de la red costera, al mismo tiempo que se comiencen acciones para la instalación de sitios de observación en áreas piloto sobre la plataforma continental. Dicha implementación estará a cargo de las instituciones, con el acompañamiento permanente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT) como autoridad de aplicación de la Ley PROMAR”, señaló la investigadora.

Integración por sobre todo
Como área de acción transversal, la Red busca el desarrollo de capacidades técnicas, así como también la generación de capacidades institucionales y de instrumentos que permitan la sostenibilidad del sistema. Los monitoreos incluyen variables biológicas, biogeoquímicas, físicas e hidrometeorológicas entre otras, integrando información aportada por las redes y proyectos de observación marino costeras ya establecidas y/o en proceso de formación como ROMA, REMARCO y Red EMAC-IADO junto con la de organismos como el Servicio Meteorológico Nacional y el Servicio de Hidrografía Naval, entre otros. Estos incluyen estaciones permanentes con muestreos discretos de variables físicas, químicas, biológicas ecológicas, estaciones autónomas hidrometeorológicas en los muelles de las principales ciudades, y estaciones autónomas en landers ubicadas entre los 30-50 metros de profundidad.

Con respecto a la Red de Observación Marina de largo plazo (ROMA), Gustavo Ferreyra, integrante del CAC y director del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC-CONICET), describió que “está constituida por nueve nodos, donde siete son administrados por instituciones CONICET y los otros por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto”. El aporte de ROMA en el mediano y largo plazo será “el poder conformar una red latitudinal de adquisición de datos clave para entender los impactos del cambio climático y otros estresores sobre los ambientes marinos costeros, útiles para la ciencia y para brindar servicios a la comunidad y decisores”.

Red ROMA.

Por su parte la red REMARCO “tiene como prioridades de trabajo el estudio de cuatro temáticas de relevancia: la acidificación de los océanos, las floraciones de algas nocivas y eutrofización, contaminación química y por microplásticos en sistemas marinos costeros en Argentina, trabajando desde una perspectiva regional en Latinoamérica y el Caribe, incorporando técnicas convencionales como también técnicas isotópicas y nucleares con uso pacífico”, aportó Betina Lomovasky, que es investigadora en el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC – CONICET/UNMdP) y forma parte del CAC.

La incorporación a la Red de redes de Pampa Azul, “permitirá, por un lado, transferir los entrenamientos y capacitación de investigadores locales para la medición de los indicadores de los ODS 14.1. y 14.3 a otras instituciones de Argentina, aumentando así las capacidades nacionales para dar respuesta al ODS 14. Por otro lado, se complementarán los sistemas de observaciones marino-costeros ya existentes, cubriendo áreas temáticas y de vacancia geográfica en nuestras costas”, finalizó Lomovasky.

Red REMARCO nodo Argentina.

En cuanto a la red EMAC-IADO, Alejandro Vitale, investigador del Instituto Argentino de Oceanografía (IADO) e integrante del Consejo Asesor Tecnológico (CAT), consignó: “Es una red con más de 15 años de actividad, tanto en el monitoreo ambiental como en su desarrollo tecnológico. La primera estación con transmisión remota se instaló en diciembre de 2007 en la ciudad costera de Monte Hermoso. Desde ese entonces, la red no deja de incorporar nuevas locaciones cada año en todo el país, como nuevos desarrollos tecnológicos, siempre con el objetivo de poner a disposición la información para toda la población”.

Mapa Red EMAC-IADO.

En ese sentido, “gracias a la iniciativa Pampa Azul, la red no solo cobra una mayor visibilidad sino que le permitirá complementarse con otras redes, ya sea para compartir la información, para la intercalibración de sus parámetros, así como también para la unificación de esfuerzos en una completa cobertura del monitoreo ambiental espacio-temporal de todo el territorio nacional, particularmente el marino”, aseguró el investigador.

Notas relacionadas

 

• Redes de observación