El objetivo de este monitoreo es generar modelos de propagación acústica para la conservación de las áreas marinas protegidas. La expedición la lleva adelante Parques Nacionales a bordo del buque Guardacostas Prefecto García.

Guardacostas Prefecto García. Gentileza: Administración de Parques Nacionales.

El pasado 27 de febrero zarpó desde el puerto de Ushuaia, Tierra del Fuego, la Campaña de Relevamiento Acústico y de los efectos de las actividades de prospección sísmica sobre la fauna marina en el Área Marina Protegida Namuncurá – Banco Burdwood, una de las áreas geográficas prioritarias de la Iniciativa Pampa Azul. El buque Guardacostas Prefecto García tiene previsto realizar en su expedición un monitoreo de las frecuencias sonoras, con el fin de contribuir a la conservación de las especies que habitan esta área marina protegida. Los datos relevados servirán para construir modelos de propagación acústica que permitan definir las estrategias de conservación a implementarse en la zona.

La campaña se desarrollará hasta el próximo 8 de marzo en la zona austral del Mar Argentino con la asistencia logística de la Prefectura Naval Argentina (PNA), que dispuso al Guardacostas Prefecto García (GC-189) y su tripulación para el relevamiento del área; junto a investigadores y técnicos de la Administración de Parques Nacionales (APN), de PNA, del Centro Austral de Investigaciones Científicas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CADIC-CONICET) y de la Fundación Cethus.

Los datos relevados servirán para construir modelos de propagación acústica que permitan definir las estrategias de conservación a implementarse en la zona.

“Desde la Administración de Parques Nacionales, recientemente incluida en el Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología, nos interesa particularmente que la toma de decisiones en torno a la conservación y a las áreas marinas protegidas se base en la mejor ciencia disponible”, afirmó Mercedes Santos, directora Nacional de Áreas Marinas Protegidas de la APN. “Esta campaña contribuirá a las acciones planteadas por Pampa Azul, particularmente en relación con la generación de conocimientos científicos interdisciplinarios que sirvan como fundamento para la preservación y el manejo sustentable de los bienes marinos”, agregó.

Estas investigaciones representan el primer operativo de control efectivo y recopilación de datos científicos que realiza la APN en su rol de autoridad de aplicación para la conservación de las Áreas Marinas Protegidas (AMPs).

La modelación acústica utiliza las características específicas del área en estudio para establecer pérdidas por transmisión del sonido en el medio, y así estimar distancias mínimas de protección para la fauna marina. “Hay evidencias de que en ciertas ocasiones los niveles recibidos de presión sonora producidos durante prospecciones sísmicas no decrecen en forma monótona al aumentar la distancia, de manera que no es posible aplicar una simple ley de propagación de sonido a través de un modelo computacional que prediga de manera precisa el patrón de niveles recibidos de presión sonora a cierta distancia de las fuentes”, explicó la directora Nacional de Áreas Marinas Protegidas.

En áreas con altos valores de conservación, como son las AMPs, resulta necesario contar con un modelo de propagación acústica. Según Santos, esta campaña permitirá “empezar a evaluar si las prospecciones sísmicas que ocurren a 80 km de distancia, pueden impactar la fauna marina en las Áreas Marinas Protegidas existentes (AMP Namuncurá-Banco Burdwood I y II)”.

Por último, la directora consideró que las expectativas de este relevamiento a nivel nacional son buenas, y si bien es probable que se requieran mayores evaluaciones, lo importante “es dar el primer paso y empezar a monitorear esta actividad, para evaluar si es necesario que se establezca una zona de amortiguación entre las áreas licitadas para la explotación y las áreas marinas protegidas actuales; así como las que podrían crearse en el futuro”.

Enlaces relacionados