Áreas de vacancia en investigación científica  

 

Tramas tróficas/modelos tróficos: El país cuenta con pocos investigadores especializados en las comunidades biológicas de plataforma y el talud continental. Las tramas tróficas son la columna vertebral del funcionamiento ecosistémico y son afectadas por las variaciones ambiéntales y los efectos antrópicos. Entender su funcionamiento es crucial para comprender sus variaciones, y por lo tanto la producción primaria y secundaria  de los sistemas biológicos.

Bacteriólogia y virologia: La investigación en esta área es escasa en nuestro país, tanto desde el ángulo taxonómico como procesos bacterianos que intervienen en la transformación de la materia orgánica. Asimismo, es necesario incorporar enfoques moleculares al estudio de las patologías, tanto bacterianas como virales, que afectan a los organismos marinos.

Oceanografía física: Aunque esta área comprende muchos temas relevantes para la investigación del mar (circulación oceánica; distribución de la energía marina; acople océano-atmósfera), se cuenta con pocos investigadores especializados. Se requiere encarar la repatriación y/o contratación de investigadores formados e impulsar la inserción de investigadores jóvenes. En el caso de los expertos en modelos de simulación, oceanográfica, las dificultades se ven agravadas debido a que el país cuenta con escasas instituciones con capacidades en esta área.

Oceanografía química/Biogeoquímica marina: Existe un limitado número de expertos en el estudio de nutrientes y micronutrientes, su captación por organismos autótrofos y la producción de compuestos orgánicos de relevancia metabólica. Tampoco se cuenta con investigadores que estudien los mecanismos que rigen la distribución espacio-temporal de los compuestos antedichos, aspecto que impacta en forma directa sobre la condición de los recursos vivos.

Modelado de datos en ecosistemas, climatología-meteorología y oceanografía: Los recursos humanos con esta especialización son extremadamente escasos en Argentina y de muy difícil formación y retención. Sin embargo, la necesidad de entendimiento de los procesos marinos a gran escala geográfica y temporal los hace indispensables para poder potenciar un entorno de investigación transdisciplinaria.

Geología Marina: La geología marina estudia la morfología y sedimentología de los ambientes marinos con particular énfasis en los procesos físico-químicos y biológicos modeladores del fondo y subsuelo marino. La investigación en este ambito es clave para la prospección de hidrocarburos y minerales que demanda la explotación off shore. La baja tasa de graduación en este campo, una de las más menores en ciencias del mar, hace indispensable encarar un programa específico para estimular la matrícula en esta área.

Gestión de Ecosistemas Marinos: El mar y las costas proporcionan una amplia gama de servicios ecosistémicos que incluyen los de “aprovisionamiento” (ej., la pesca), de “regulación” (ej., del clima), “culturales” (ej., áreas recreativas) y de “apoyo” (ej., la fotosíntesis). Argentina dispone de profesionales calificados en el manejo de los ecosistemas terrestres, pero de escasa experiencia en la gestión de ecosistemas marinos. La planificación espacial del mar requiere formar recursos interdisciplinarios que aborden la valoración de los ecosistemas integrando la administración de los recursos naturales con enfoques bioeconómicos y socioculturales.