Se entregaron diplomas a beneficiarias/os de los proyectos “PICTO 2021 Malvinas, Antártida y Atlántico Sur”

Los proyectos de investigación científica y tecnológica seleccionados están orientados a temáticas vinculadas con las Islas Malvinas, la Antártida y el Atlántico sur, su importancia geoestratégica, la soberanía y el desarrollo nacional.

Entrega de diplomas a beneficiarios/as de los contratos «PICTO 2021 Malvinas, Antártida y Atlántico Sur»; en Cancillería.

En la tarde de ayer tuvo lugar el acto de entrega de diplomas a beneficiarias y beneficiarios que fueron adjudicados de la convocatoria «PICTO 2021 Malvinas, Antártida y Atlántico Sur». La misma tiene el objetivo de colaborar en la construcción de una política bi-continental y oceánica para nuestro país y promover el desarrollo del conocimiento multidisciplinar sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos correspondientes.

El evento realizado en la sede de Cancillería, contó con la participación del Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus; el Presidente de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (I+D+i), Fernando Peirano y el Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona.

Para la convocatoria se destinó la suma de $25 millones por el término de 18 meses. Del total de esos fondos, la Agencia I+D+i aportó el 75%, siendo el 25% restante aportado por la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur.

Además, la Agencia I+D+i destinó un monto adicional de $8 millones para aquellos proyectos que prevean trabajo de campo a realizarse en la zona de Patagonia y/o las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos correspondientes, así como de la Antártida y del Atlántico Sur.

El ministro Filmus destacó la actitud de Peirano “al notar que hacía falta una línea de investigación sobre estos temas, que son los que nos preocupan dentro de la construcción de políticas de Estado. Nadie más que el Estado puede financiar y conducir estas investigaciones, estos temas sustantivos y fundamentales. Incluso, a pesar de que algunos dijeron que para qué queremos las Malvinas si no nos dan recursos y nos darían déficit”. Y continuó: “Hablar de las Malvinas es hablar de intereses económicos y de recursos para nuestro pueblo, de cuestiones como la pesca o el acceso a la Antártida que son cuestiones estratégicas para nuestro país. Nadie se va a ocupar de la soberanía si no es el Estado”.

Carmona, Filmus y Peirano durante la entrega de diplomas.

Por su parte, Fernando Peirano señaló: “Con esta iniciativa ponemos a la ciencia en el centro de la escena, construyendo soberanía. La promoción es más que financiar: es también generar agendas de trabajo, promover ámbitos de encuentro. Estos estudios priorizan nuestros derechos sobre Malvinas y el compromiso político de pensar el futuro de nuestro país”.

A su turno, Carmona remarcó que “estos proyectos abordan nuestras Malvinas, el Atlántico Sur y la Antártida desde una perspectiva de integralidad muy importante en el ejercicio de nuestra soberanía”. “Malvinas requiere un abordaje multidisciplinario, vinculado a los estudios de nuestra Antártida y nuestro mar, eso es algo que llevó un tiempo construir, pero más allá de los altibajos de una iniciativa tan valiosa como ‘Pampa Azul’ nos ha puesto frente al desafío del desarrollo del conocimiento en función de la soberanía nacional”, completó.

Recibieron su diploma Rosana Guber, por el proyecto “Los rostros y la savia de la guerra de Malvinas. Organización social y económica de dos fuerzas terrestres en la defensa de Puerto Argentino, 1982”; Florencia Nidia Milanese, por el proyecto “Conexiones entre Malvinas, Patagonia y Península Antártica durante el desmembramiento de Gondwana”; Ricardo Andrés Frías, por el proyecto “Poder infraestructural aplicable a la soberanía en el Atlántico Sur”; Diego Gabriel Zelaya, por el proyecto “El Banco Burdwood: un «hot spot» de diversidad escasamente conocida”; Pablo Gabriel Fontana, por el proyecto “La construcción del espacio antártico y del Atlántico Sur a través de la memoria antártica argentina”; Javier Negrete, por el proyecto “Conocer para conservar: Ecología de meso-predadores y predadores tope como herramienta para la designación y gestión de áreas protegidas en Antártida”; Esteban Avigliano, por el proyecto “Fortalecimiento de capacidades analíticas para el manejo sustentable y la conservación de pesquerías del atlántico sur argentino”; y Gisela Sancho, por el proyecto “Orígenes y evolución de la biota terrestre de las Islas Malvinas”

Acerca de la convocatoria «PICTO 2021 Malvinas, Antártida y Atlántico Sur»
La convocatoria busca construir una política bi-continental y oceánica para nuestro país y promover el desarrollo del conocimiento multidisciplinar sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos correspondientes, según lo prescripto por la Disposición Transitoria Primera de la Constitución Nacional; así como de la Antártida y el Atlántico Sur, tanto en términos de soberanía como en lo relativo a su potencialidad para el desarrollo y a la consideración de su importancia geoestratégica.

Fue organizada por la Agencia I+D+i -a través del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT)- y la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.

Notas relacionadas

• Participación argentina en el Foro de Investigación de todo el Océano Atlántico

Científicas argentinas en una expedición global que releva la salud de los océanos

Dos investigadoras del INIDEP y una del CADIC se sumaron a la expedición “One Ocean” a cargo del velero noruego “Statsraad Lehmkuhl”. El objetivo es recolectar datos en todo el mundo y concientizar sobre el rol crucial de los océanos.

El velero “Statsraad Lehmkuhl” hizo escala en Tierra del Fuego. Foto: Julieta Rodríguez.

En una nueva actividad de cooperación internacional en materia de investigación oceanográfica, científicas argentinas pertenecientes al Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP) y al Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC-CONICET) tomaron parte en un tramo de la misión que el velero noruego “Statsraad Lehmkuhl” comenzó en agosto de 2021 y que se extenderá hasta abril de 2023. Desde esa fecha, la embarcación se encuentra recorriendo una serie de puntos estratégicos alrededor del mundo visitando 36 puertos, a fin de relevar conocimientos y concientizar sobre el papel crucial de los océanos para un desarrollo sostenible.

La expedición posee varios detalles destacables, y uno de ellos es la antigüedad de la embarcación, construida en Alemania en 1914. No obstante sus 107 años, está equipada con sensores para medir la calidad del agua y CO2 online, ecosondas científicas, sistemas de cámaras, hidrófonos y equipo de muestreo biológico. Y con el objetivo de minimizar la huella de carbono, el 70% de los viajes que realiza cada año son a vela, además de contar con una batería híbrida de última generación.

La bióloga Julieta Rodríguez es integrante del Gabinete de Zooplancton del INIDEP y relató su experiencia a bordo: “Nos embarcamos en esta aventura con mi compañera la Lic. Nadia Marina Alves, ambas con distintas experiencias en el mar. Teníamos en común que esta era nuestra primera vez a bordo de un velero y con una tripulación que habla un idioma tan distinto al nuestro”. En cuanto al rol que desempeñaron, fue el de observadoras científicas a bordo, supervisando y registrando las tareas científicas realizadas por el biólogo alemán integrante de la tripulación, Stefan Thiele: “Esto implicó una gran responsabilidad ya que se tomaron muestras en aguas jurisdiccionales argentinas y tuvimos que supervisar las condiciones y la mecánica de estos procesos”, explicó.

Julieta Rodríguez, Nadia Alves y Natalia Dellabianca son las tres científicas argentinas que participaron en parte de la expedición. Foto: Julieta Rodríguez.

Por su parte, Natalia Dellabianca –que se desempeña como bióloga en el CADIC– profundizó: “Lo que se hizo fue relevar muestreos continuos para estudiar diferentes parámetros oceánicos físicos y biológicos como salinidad, temperatura, oxígeno disuelto. También se estaban haciendo algunos estudios de contenido de microplásticos en agua a nivel superficial y algunos estudios microbiológicos y de ADN ambiental. Una vez que finaliza la expedición, que sería en 2023, se compilan todos esos datos y serán públicos”.

En ese sentido, Rodríguez aclaró: “El tramo en el que nosotras embarcamos (Ushuaia – Cabo de Hornos) solo se tomaron muestras en un punto del Canal de Beagle. Se espera que Stefan y otros grupos de trabajo en Bergen (Noruega) procesen las muestras y realicen publicaciones científicas sobre ello”.

Todas a bordo
Uno de los objetivos de la expedición “One Ocean” está enfocado no solo en lo estrictamente científico, sino que incorpora al público general a la experiencia de la vida a bordo y aboga por la concientización sobre el importante rol que los océanos cumplen en la vida del planeta. La posibilidad de incorporarse como turista en distintos tramos de la travesía del barco es una oportunidad de acercarse a las tareas diarias, que implican tanto la toma de muestras científicas como la vida cotidiana de la tripulación. “Fue un viaje en que los pasajeros formaron parte en cierta manera de la tripulación, en el sentido de que realizaron tareas que tenían que ver con la navegación. Nosotras también participamos de algunas guardias, y la experiencia global fue bastante enriquecedora en lo referido a conocer gente de otros países y culturas”, afirmó Dellabianca. “Esto fue algo totalmente diferente a lo que estaba acostumbrada”, completó.

Adicionalmente, las investigadoras vieron reafirmado su rol de mujeres en la ciencia y agradecieron la posibilidad de participar en la expedición: “Gran parte de la tripulación estaba sorprendida con que no había hombres en el staff científico argentino y también se mostraron muy curiosos sobre nuestra formación y creatividad. Vivir esta experiencia nos hizo más fuertes y reafirma el hecho de que una mujer puede asumir cualquier rol en cualquier lugar donde trabaje con conciencia, amor y pasión por lo que hace”, sintetizó Rodríguez.

La investigadora del CADIC calificó la experiencia como “increíble” y añadió: “Es muy significativo como científica argentina el haber formado parte de esta misión. Hace unos 15 años esto hubiera sido impensado, porque las oportunidades de embarcarse para mujeres en esta profesión eran más difíciles. Esto es algo más que viene a reforzar las posibilidades y las oportunidades que se fueron generando para las mujeres que hacen ciencia marina de manera embarcada”.

Notas relacionadas

• Se creó el Observatorio Oceanográfico en el buque rompehielos ARA Almirante Irízar

 

Primera reunión del año del Consejo de Administración del PROMAR en el marco de Pampa Azul

El encuentro tuvo como fin planificar el desarrollo para el mediano plazo de la Iniciativa y contó con la participación del Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus.

La reunión del Consejo de Administración de Pampa Azul tuvo lugar en el Polo Científico Tecnológico.

Con la presencia de representantes de los ministerios que integran la Iniciativa Pampa Azul, se llevó a cabo de manera presencial la primera reunión del año del Consejo de Administración del Programa Nacional de Investigación e Innovación Productiva en Espacios Marítimos Argentinos (PROMAR). La misma estuvo encabezada por el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus y el subsecretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Ciencia, Pablo Nuñez, quien presentó un balance y estado de situación de los fondos ejecutados en 2021.

En su intervención, el Ministro Filmus agradeció el trabajo y los aportes realizados durante el año pasado, a la par que destacó “la importancia central que tiene para nuestro país una iniciativa como Pampa Azul, que articula los esfuerzos de 7 ministerios nacionales. Nos parece fundamental que, más allá de los distintos proyectos que se ejecuten desde este programa, podamos acompañar desde el Ministerio de Ciencia con líneas de financiamiento que permitan ejecutar obras de infraestructura y adquirir equipamiento”.

Filmus también celebró la creación del Centro Interinstitucional de Investigaciones Marinas (CIIMAR) y aseguró que la política de federalización de la ciencia y la tecnología que su cartera lleva adelante “también comprenderá a los proyectos de investigación que abarquen al Atlántico Sur”.

Por su parte, Pablo Nuñez expresó: Hoy pudimos compartir con los miembros del Consejo de Administración el éxito de la gestión respecto de la ejecución de los fondos de la Ley PROMAR, lo que nos permitió avanzar fuertemente en una iniciativa tan estratégica para el país como es Pampa Azul. Además, comenzamos a discutir una planificación de mediano y largo plazo para el desarrollo del mar argentino como parte constitutiva de nuestro territorio.

Durante la reunión se presentaron los temas priorizados por el Consejo Interministerial de la Iniciativa que comprenden –entre otros– la continuidad de programa de formación de estudiantes de grado; la continuidad de los Proyectos de Investigación y Desarrollo Tecnológico de Pampa Azul; la convocatoria de proyectos “Investigar nuestra Antártida”; y la puesta en marcha del Ecocentro Pampa Azul en la ciudad de Puerto Madryn.

Por último, entre las actividades previstas para 2022 y 2023 se encuentran la planificación de campañas a distintas áreas geográficas prioritarias; continuar con la integración de los Sistemas de Observación y Monitoreo de la Red de redes de Pampa Azul; el fortalecimiento de las capacidades humanas a través de distintas iniciativas y programas; y un futuro taller a desarrollarse en Chapadmalal.

Pampa Azul está integrada por los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación; Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto; Ambiente y Desarrollo Sostenible; Agricultura, Ganadería, y Pesca; Turismo y Deportes; Defensa y Seguridad.

Acerca del Consejo de Administración del Programa Nacional de Investigación e Innovación Productiva en Espacios Marítimos Argentinos (PROMAR)
Fue creado por ley en 2015 con el fin de otorgar un marco legal y de coordinación a la Iniciativa Pampa Azul. Entre las funciones de este órgano administrativo se cuentan el crear y desarrollar planes de acción estratégica, diseñar los presupuestos anuales, integrar y articular los esfuerzos de investigación en función de los objetivos estratégicos establecidos, así como también monitorear el cumplimiento de las metas generales de la ley 27.167 y definir las áreas prioritarias en los espacios marítimos en donde se llevarán a cabo las actividades científicas vinculadas al programa.

Notas relacionadas

• Se creó el Observatorio Oceanográfico en el buque rompehielos ARA Almirante Irízar

 

Abierta la convocatoria educativa Escuelas Azules 2022

Hasta el viernes 18 de marzo se encuentra abierta la inscripción a este programa dirigido a establecimientos educativos secundarios que propone desarrollar, con el acompañamiento y asesoramiento científico de profesionales que integran la Iniciativa Pampa Azul, experiencias de aprendizaje sobre la conservación y utilización sostenible del Mar Argentino y sus recursos a través de un proyecto anual. 

Escuelas Azules llegó a 17 escuelas de nuestro país en su primera edición.

Luego de una exitosa experiencia piloto en 2021, se encuentra abierta por segundo año la inscripción para el programa Escuelas Azules, la iniciativa educativa orientada a escuelas secundarias de la Argentina para comprometer a la comunidad escolar con la cultura oceánica. La misma es coordinada por el Centro Cultural de la Ciencia (C3) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, en colaboración con la Iniciativa Pampa Azul, el Ministerio de Educación y la Comisión Nacional Argentina de Cooperación con UNESCO. Hasta el próximo viernes 18 de marzo pueden presentarse proyectos educativos en temas oceánicos a realizarse durante el año, y promover así la vinculación con la comunidad científica especializada, otras escuelas de la red y actores locales y comunitarios.

Escuelas Azules se enmarca en la Década de la Ciencias Oceánicas (2021-2030) para el Desarrollo Sostenible proclamada por las Naciones Unidas. Su objetivo es movilizar a la comunidad científica, pero también a las autoridades, a las empresas y a la sociedad civil en torno a un programa común de participación, investigación e innovación tecnológica. En su primera edición llegó a 17 escuelas de nuestro país.

La iniciativa posibilita crear una comunidad informada y comprometida con el ambiente y trabajar en red, es decir, que organizaciones, proyectos y personas vinculadas con la alfabetización oceánica y el manejo sostenible del océano intercambien saberes y que, en definitiva, las y los alumnos sean agentes de cambio.

Los proyectos educativos tienen que contemplar una mirada y abordaje del océano como ecosistema fundamental para garantizar la vida en el planeta y tienen que estar encuadrados en alguno de los siguientes desafíos: un océano libre de contaminación (por ejemplo, los efectos de la contaminación acústica en las especies marinas); el océano y el cambio climático (por ejemplo, los posibles efectos de la acidificación de las aguas en las especies marinas); uso sostenible de los recursos naturales del océano; el océano como hábitat de especies diversas; el Mar Argentino como la última frontera (por ejemplo, la extensión de la plataforma submarina). Una vez seleccionado el desafío en el que se desarrolla el proyecto educativo, hay que identificar el objetivo que el proyecto intenta abordar.

Al momento de inscribirse es importante tener en cuenta que se deben seleccionar uno o más docentes referentes para coordinar el proyecto educativo anual (pueden ser de diferentes áreas); estimar la cantidad de estudiantes que participarán (de un mismo curso o de varios); identificar el desafío a partir del cual desarrollarán un proyecto educativo; elaborar, en un máximo de 200 palabras, una síntesis del proyecto educativo. Cada proyecto contará con el asesoramiento de expertas y expertos que son parte de la Iniciativa Pampa Azul.

Estas son las primeras Escuelas Azules 2021:
Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur
• Colegio Provincial José Martí, Ushuaia
• Colegio Provincial Soberanía Nacional, Río Grande
Chubut
• Escuela Provincial Nº 786, Puerto Madryn
Río Negro
• Escuela Ecológica Gaia, Viedma
La Pampa
• Colegio Secundario Bernardo Larroudé, La Pampa
Provincia de Buenos Aires
• Colegio San Patricio, Villa Gesell
• Colegio Nacional Dr. Arturo Umberto Illia, Mar del Plata
• Escuela Secundaria Especializada en Arte Nº 1, Mar del Plata
• Instituto Educativo Punta Mogotes, Mar del Plata
• Escuela Municipal de Enseñanza Media N° 1 Bellas Artes, San Clemente del Tuyú
• Instituto Inmaculada Concepción, San Clemente del Tuyú
• Escuela de Educación Técnica Nº1, Verónica, Punta Indio
• Colegio Ayres de Brandsen, Coronel Brandsen
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
• Instituto Industrial Luis A. Huergo, Ciudad de Buenos Aires
• Instituto Integral de Educación, Ciudad de Buenos Aires
• Escuela de Comercio N° 32 «Dr. José León Suárez», Ciudad de Buenos Aires
Salta
• Escuela de Comercio No. 5083 Dr. Victorino de La Plaza, Salta

Inscripciones aquí 

Más información en http://c3.mincyt.gob.ar/

 

Notas relacionadas

• El Beagle y sus dos naciones: un ejemplo de cooperación científica en la lucha contra el cambio climático