ico_cambio_climatico

El cambio climático resulta del aumento en la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, principalmente del CO2, originados en las emisiones de la industria, el transporte y otras actividades humanas. El incremento de la temperatura a nivel global está provocando cambios en la circulación de las aguas oceánicas y conduciendo al rápido derretimiento de los hielos polares y los glaciares continentales. Junto con los cambios al nivel de la atmósfera, ello está generando cambios de una gravedad impredecible sobre los ecosistemas continentales y los sistemas productivos. Cerca del 90% de las emisiones de CO2 son absorbidas por el mar, lo que se traduce en el fenómeno de acidificación de las aguas. Este proceso introduce cambios en las condiciones físico-químicas del mar y afecta adversamente el desarrollo y la reproducción de muchos organismos marinos.

 

Primer mapa de Salinidad-Aquarius. Gentileza TORRUSIO, Sandra

Primer mapa de Salinidad-Aquarius. Fuente: CONAE

 

Objetivos de investigación
  • Complementar y validar los datos satelitales con los de las campañas marinas.
  • Efectuar monitoreos específicos en las zonas más sensibles al cambio climático.
  • Desarrollar modelos de simulación que permitan anticipar cambios potenciales.
  • Estudiar y documentar los impactos ecosistémicos generados por el cambio climático.
  • Elaborar indicadores y modelos de simulación que contribuyan al diseño de políticas.
Metas
  • Constituir un sistema nacional de captura de parámetros oceanográficos.
  • Generar una red institucional para la gestión y utilización de los datos oceanográficos.

 

VER MÁS

El Calentamiento Global es el aumento gradual de la temperatura de la atmósfera (y océanos) que viene observándose desde finales del siglo XIX y que se atribuye, en gran medida, al incremento de los gases de efecto invernadero resultantes de las actividades humanas. El Cambio Climático, por su parte, implica una variación significativa en el patrón general del clima durante un período de tiempo prolongado (normalmente varios decenios o incluso más). El Cambio Climático se atribuye a procesos naturales y a cambios persistentes de origen antropogénico. Una vez ocurre, difícilmente se retorna a las condiciones iniciales.  La variabilidad climática, en cambio, se refiere a las variaciones del sistema climático en escalas temporales y espaciales más acotadas (meses, estaciones, años, decenios). En este caso, las condiciones climáticas retornan a un estado normal. Un ejemplo de variabilidad climática es el fenómeno de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS o ENSO, según sus siglas en inglés), cuya frecuencia de ocurrencia oscila entre 3 y 7 años.

 

El Cambio Climático provoca efectos físicos como el incremento de la temperatura del mar y variaciones en el nivel y en la estratificación vertical de la columna de agua, cambios en la circulación oceánica a escala regional y global y erosión costera. Los impactos se traducen en cambios en los productores primarios, que constituyen la base de toda la trama trófica, con los consiguientes efectos en la estructura de las comunidades biológicas (reducción, desaparición o migración de especies).

Laboratorio a bordo Buque Puerto Deseado. Gentileza PIOLA, Alberto.

Laboratorio a bordo Buque Puerto Deseado. Fuente: Alberto Piola.

 

La magnitud del impacto del Cambio Climático en los principales servicios ecosistémicos marinos es en gran medida desconocida. El monitoreo confiable de estos procesos requiere mediciones de muchos parámetros a lo largo de una prolongada escala temporal. El resultado de estos estudios debe traducirse en indicadores físicos y biológicos que orienten la gestión de los recursos marinos y permitan prever, evitar o mitigar impactos sobre el medio ambiente. Actualmente, las mediciones de este tipo son muy escasas en el Atlántico Sur y no se dispone de un sistema de captura de información adecuado a este fin. Se requiere implementar una red de plataformas para el monitoreo remoto, coordinar y estandarizar el manejo de  los datos, impulsar el análisis integrado de los mismos y, sobre esta base, generar modelos de simulación crecientemente refinados.