ico_biodiversidadPreservación de la biodiversidad

y planificación marina espacial

 

Los espacios marítimos argentinos comprenden ecosistemas cuya riqueza biológica es equiparable a la de los ecosistemas terrestres más importantes. Sin embargo, el Mar Argentino no es prístino y su biodiversidad está siendo crecientemente expuesta a la contaminación generada por las urbanizaciones costeras y la incidencia de actividades pesqueras ilegales o no sustentables.

Raya. Gentileza BRIGATTI, Gregorio.

Raya. Gentileza BRIGATTI, Gregorio.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, 79 de las especies incluidas en este hábitat se consideran bajo amenaza de extinción. Entre éstas se encuentran todas las especies de tortugas marinas y un número creciente de tiburones y rayas.

Si bien se dispone de considerable información científica sobre las especies de mayor interés, el conocimiento sobre el conjunto del ecosistema marino es todavía limitado. Por lo tanto, es necesario promover estudios integrados, establecer un monitoreo periódico de indicadores de biodiversidad e implementar consistentemente los instrumentos ya existentes para asegurar su conservación. Argentina cuenta con 59 áreas marinas protegidas, de las que sólo una, el Área Protegida Namuncurá, tiene carácter oceánico. Con excepción de las áreas reguladas para la actividad pesquera, el país carece de experiencia significativa en materia de planificación marina espacial, campo cuyo ejercicio concita una atención creciente por parte de la comunidad internacional.

Invertebrados. Gentileza SCHEJTER, Laura

Invertebrados. Gentileza SCHEJTER, Laura

 

Objetivos de investigación
  • Evaluar el estado de conservación de la biodiversidad en todas las áreas prioritarias.
  • Diseñar un sistema nacional de indicadores para el monitoreo de la biodiversidad.
  • Implementar un sistema nacional de rastreo satelital para aves y mamíferos marinos.
Metas
  • Establecer un programa de monitoreo a largo plazo de ambientes intermareales.
  • Efectuar un ejercicio de planificación espacial con los actores interesados en Golfo San Jorge.
  • Crear áreas protegidas por una superficie equivalente al 10% de la Zona Económica Exclusiva.

 

VER MÁS
Lobo Marino de un Pelo Sudamericano. Gentileza Campagna, Claudio.

Lobo Marino de un Pelo Sudamericano. Gentileza Campagna, Claudio.

 

En los espacios marinos argentinos se han reportado unas 700 especies de vertebrados, entre las que se cuentan por lo menos 112 de peces cartilaginosos, 418 de peces óseos, 82 de aves marinas, 55 de mamíferos marinos y 4 de tortugas. Entre los invertebrados, solamente los moluscos comprenden alrededor de 900 especies. Se han descrito además unas 1.400 especies que integran el zooplancton y más de mil especies comprendidas en el fitoplancton.  El acervo microbiológico se halla relativamente poco explorado. Se acepta comúnmente que esta enumeración es parcial y que es necesario intensificar la caracterización y clasificación de especies en forma sistemática.

 

Gaviotas. Gentileza Gonzalez Zevallos, Diego.

Gaviotas. Gentileza Gonzalez Zevallos, Diego.

La caracterización funcional de los ecosistemas marinos, particularmente en los frentes productivos, constituye una condición imprescindible para el ejercicio sustentable de las actividades económicas. Para  ello, es necesario generar indicadores que cuantifiquen las amenazas asociadas a impactos antrópicos y desarrollar herramientas de gestión efectivas para la preservación de la biodiversidad. Los riesgos principales provienen de las prácticas pesqueras no sustentables y de sus efectos colaterales, de la contaminación generada por las poblaciones costeras y el tránsito marino y de la proliferación de especies introducidas.

 

 

 

La Argentina posee 59 áreas marinas protegidas, de las cuales todas menos una son costeras. Si bien estas cubren áreas relevantes, en general disponen de una superficie acuática inadecuada y requieren una administración más efectiva. La superficie protegida actualmente incluye aproximadamente el 2,8% del total de la superficie de la Zona Económica Exclusiva, por lo cual la incorporación de nuevas áreas oceánicas es una meta insoslayable para cumplir con los compromisos contraídos por nuestro país en relación con el Convenio sobre la Diversidad Biológica.